Saltar al contenido

Ahora más Doryoku que nunca

El pasado 10 de Noviembre fue una fecha marcada en todos los calendarios de los miembros de nuestro club. “Ahora más que nunca, Doryoku”. Llevábamos escuchando esto varias semanas y la gente no para de preguntarse qué era una y otra vez: en los vestuarios del gimnasio, en los entrenamientos e incluso en los grupos de WhatsApp.

Estaba escrito en la pizarra del tatami, sin más detalle, sin ninguna pista. Los más curiosos especulaban: “¿Un nuevo entrenamiento? ¿Alguien viene a darnos una Máster Class? ¿Quizás un nuevo material para completar los entrenamientos?”. Alguna que otra vez, tímidamente se escuchó: “¿Y si nos mudamos?”.

Las semanas previas al evento fueron semanas de incertidumbre, ilusión y espera. Judokas que por diferentes circunstancias no están habitualmente en Salamanca, regresaron para esa fecha y no dudaron en acudir.

“Ahora más que nunca, Doryoku” por fin llegó el día, 10 de Noviembre de 2023. Todos acudieron al gimnasio entre las 19.00h y las 20.00h, con la sorpresa de encontrarse un cartel que dabe una serie de pistas del lugar al que debían acudir.

Judokas y familiares completaron el recorrido guiado por flechas hasta llegar a la última fecha: estáis a 100 metros. Una vez que abrieron la puerta de la calle Elcano 2, muchos se quedaron sin palabras, asombrados de lo que había ante sus ojos.

El tatami del nuevo local en la calle Elcano no solo es más grande, sino que duplica sus dimensiones. Nada más y nada menos que 200m2 de tatami… ¡Y sin columnas!. A medida que fue pasando la tarde, fue llegando más y más gente. Todos se quedaban boquiabiertos con la sorpresa que se encontraban tras la puerta, no paraban de sonreír y muchos se abrazaban entre sí emocionados.

“¿Ya podemos venir a entrenar aquí?”, decían. En la pared del fondo había un graffiti “Ahora más Doryoku que nunca” dibujado por Agu y Ochoa, quienes no dudaron en unirse a la fiesta y los cuáles les estamos tremendamente agradecidos. Los primeros en posar fueron Nora, Marcos, Sofía y Miguel, los cuáles son la imagen de nuestro club.

Fernando, que contenía con dificultad las lágrimas de emoción y alegría, explicaba a todos los asistentes el proyecto y cómo había sucedido todo.  La búsqueda de local y la obtención de permisos le había llevado 3 años. Sin duda ha sido tiempo para pasar por muchas fases que finalmente se verán culminadas con este gran proyecto.

Ricardo Pérez, judoka veterano de nuestro club y arquitecto recibió una placa de agradecimiento por el esfuerzo realizado estos años para llevar a cabo el proyecto. Ambos hablaban de las dificultades con las que se habían topado. “Sin ti hoy no estaríamos aquí” decía Fernando emocionado a Ricardo.

También agradecía sus familiares y amigos el apoyo recibido, pero sobretodo quiso resaltar el crecimiento como club hasta la fecha. El 10 de Noviembre de 2023, ha sido un antes y un después en la historia de nuestro club. Todavía quedan meses intensos de obras y acondicionamiento, pero estamos seguros de que merecerá la pena.